Carrot Cake con nueces

 





Hola mis queridos seguidores hoy tengo que contaros que la receta de hoy ni es mía mi la he preparado yo, las fotos y el texto son de Jesús, un emprendedor digital apasionado por la cocina.
Hace poco empezó su proyecto Cocinabueno donde ofrece información a la gente interesada en nutrición saludable, consejos, recomendaciones y comparativas para tu cocina.
Pues bien se puso en contacto conmigo y me propuso colaborar en mi blog escribiendo un articulo como invitado haciendo una receta saludable y divertida que pudiera interesar a mis lectores nos pusimos de acuerdo y me mando este pastel de zanahorias con nueces. 
Espero que os guste os dejo su logo y su enlace. 

Jesús Sanchez 



Carrot Cake con nueces

Artículo de invitado por Jesús Sánchez (cocinabueno.com).
¡Buenas, cocinitas! Lo primero, agradecer a Toñi la oportunidad que me brinda para
participar en su blog. Cuando acordamos la colaboración pensé en algo que tenía ganas
de probar desde hacía un tiempo: una carrot cake con nueces. ¡Y me puse a ello!
El bizcocho de zanahoria —o carrot cake— debe su origen a la época medieval. ¿La
razón? En la Edad Media, los edulcorantes (la miel o el azúcar) tenían un precio elevado.
Como la mayoría del pueblo no se los podía costear, tomaron como alternativa utilizar
hortalizas excepcionalmente dulces: este era el caso de la calabaza, la remolacha o la
zanahoria. Siglos después, los emigrantes europeos la exportaron a Estados Unidos,
donde se convirtió en una de las tartas insignia del país.
También se comenta que la tarta —en realidad bizcocho, pese a su nombre anglosajón—
gozó de fama durante la Segunda Guerra Mundial. Fue uno de los alimentos repartidos
en la época de escasez y racionamiento en el Reino Unido, y hasta se la recuerda con un
día mundial desde entonces: el 3 de febrero. La efeméride —o el porqué de la fecha—,
eso sí, se desconoce.
Después de un poquitín de historia me entró hambre. ¿También a ti? ¡Pues vamos a ello!


Ingredientes:
* Para unas 5 o 6 personas.
4 huevos.
300g de harina de repostería.
250g de zanahoria rallada.
100g de nueces.
300g de azúcar moreno (no refinado, a poder ser).
Un sobre de levadura.
Dos o tres pizcas de canela.
Un vasito de aceite de oliva o de girasol.





Preparación:
Pelamos y rallamos la zanahoria.
Separamos las claras de las yemas con un instrumento especial para ello (o con una
cuchara), y batimos bien las claras hasta que estén a punto de nieve.






Echamos en un recipiente grande la harina, con las yemas, la levadura, las claras a punto
de nieve, la zanahoria rallada, el aceite y el azúcar moreno.
Picamos o trituramos las nueces y las añadimos también.



En este punto debo comentar que yo me apoyé en un robot de cocina para su
preparación —tanto para rayar, como para batir o triturar. Si cuentas con uno, supone
una gran ventaja y ahorrarás tiempo —aunque también se pueden realizar esos procesos
con instrumentos manuales o utensilios de cocina típicos.
Y sazonamos con la canela al gusto (de 4 a 8 gramos da buenos resultados).




Una vez hecho el mix, preparamos un molde o recipiente de bizcocho o pastel con papel
de horno (este paso es fundamental para que no se pegue al sacarlo), y vertemos los
ingredientes en él.
Con el horno precalentado a 180º, introducimos el recipiente con cautela y lo dejamos unos 40 minutos. 




Al sacarlo, una opción es decorarlo con algo de azúcar glass o canela.
¡Y a desayunar o merendar rico rico!
Jesús Sanchez
Escritor en cocinabueno.com 


Espero que os haya gustado la receta de mi invitado , feliz semana a todos


CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario

Arriba